Usted está aquí

Calzada Romana "De Italia in Hispanias"

Calzada Romana "De Italia in Hispanias"
Dirección:
Teléfono:
Móvil:
Fax:
Mail:
Web:

Localidad: Cerezo de Río Tirón

La calzada romana denominada "De Italia in Hispanias" une en su trayecto la ciudad de Tarraco (Tarragona) con el noroeste de la Península. Su importancia estratÉgica fue enorme, ya que por ella se transportaba el oro de las minas ubicadas en el noroeste de Hispania (además de trigo, lana, vino y otros productos) hasta Roma.
 
Calzada Romana22 de Mayo de 2008  -  La calzada romana denominada "De Italia in Hispanias" une en su trayecto la ciudad de Tarraco (Tarragona) con el noroeste de la Península. Su importancia estratÉgica fue enorme, ya que por ella se transportaba el oro de las minas ubicadas en el noroeste de Hispania (además de trigo, lana, vino y otros productos) hasta Roma.

Entre las antiguas Virovesca y Segasamunclo (ubicado en lo que se conoce como Alto de Valdemoros), más o menos coincidentes en su ubicación con las actuales Briviesca y Cerezo de Río Tirón , se puede seguir el trayecto de la calzada, que a lo largo de 15,5 kilómetros y despuÉs de salvar pendientes en algunos casos de hasta el 8 por ciento, cruza por los tÉrminos municipales de Bañuelos de Bureba, Quintanilla San García y Belorado (Quintanaloranco).

Calzada RomanaEl camino llega a Briviesca procedente de Quintanapalla, Tritium (muy cerca del actual Monasterio de Rodilla), Santa Olalla de Bureba, Quintanavides, Castil de Peones, Prádanos de Bureba y Valdazo, y llega al cerro de San Juan, al pie del cual se ubicaba la antigua Virovesca. Aquí se cruzaban el camino De Italia a Hispania y la vía de Asturica Augusta a Aquitania.

Tras superar la línea fÉrrea, la calzada cruzaba la actual N-I y, a la altura del lugar que hoy ocupa la estación de ferrocarril, tomaba el camino de Los Taberneros, que parte perpendicular a la carretera Madrid-Irún, en ligera subida.

Continuando por un sendero bien marcado, se pasa la zona de Las Lomas. DespuÉs de superar la autopista A-1, por el camino de Quintanaloranco se llega hasta Vallejo de Valcabrera, tras atravesar el oleoducto y el gasoducto que van en dirección a Bilbao.

Calzada RomanaPor la Carrera de los Romanos (topónimo suficientemente elocuente) se alcanza el tÉrmino de Vallejo de Valdealbán (a cuya izquierda se divisa una granja abandonada), cerca ya de los Prados de Carraquinea a los que se accede tras un acusado descenso hacia el río Bañuelos.

Para acceder a Carraquinea hay que cruzar un puente (reforzado con traviesas del ferrocarril) y luego continuar por la margen derecha del río.

En el paraje de Las Tres Marías, la calzada ya se encuentra en el tÉrmino municipal de Cerezo. Poco despuÉs, debe atravesarse la carretera que une Quintanaloranco y Loranquillo con la BU-720. Desde allí baja rápidamente por la carretera de Briviesca (durante un kilómetro) hasta el actual núcleo de Cerezo y atravesar desde el puente de San Ciprión (sobre el arroyo Rudera) hasta el actual puente sobre el Tirón y salir hacia La Rioja.

Calzada RomanaUna vez superado Segasamunclo (precedente directo del actual Cerezo de Río Tirón), la vía continuaba hacia el actual despoblado de Quintanilla de las Dueñas, para entrar en territorio hoy riojano de Tormantos, Leiva (Libia) y Herram?lluri.

Calzada RomanaEn todo este trayecto son abundantes los restos romanos de mayor o menor importancia: Quintanilla de las Dueñas (en el despoblado de igual nombre), Los Palacios (junto al cementerio de Cerezo), Puente de San Ciprión (en Cerezo, sobre el arroyo Rudera), Puente de San García (en Cerezo, sobre el arroyo San García), Valdemoros (frente a Cerezo), Puente de la Grija (en el arroyo de Quintanaloranco), Los Romanos (tÉrmino de igual nombre, a lo largo de la vía), Las Quintanas (cerro ubicado en el tÉrmino de Briviesca), Cerro de San Juan (sobre el nucleo de Briviesca), Briviesca I y Briviesca II (en el valle del Oca, junto a la ciudad) y Carretera de Valdazo (en el valle del Oca, tambiÉn muy próximo al casco urbano).

Localización